Colegio Concertado.

Bachillerato concertado curso 2018/19.

Exámenes finales Junio.

 

INTRANET

CONTROLAR DISTRACTORES        

 

 

Los distractores son cualquier situación u objeto que atrae la atención alejándola de las tareas de estudio. Por ejemplo: ruidos, voces, fotos, personas, música, etc. En general todo lo que a nuestro alrededor pueda llamarnos la atención.  Por otra parte, la atención es selectiva y se fija en aquello que nos motiva. Por ejemplo: Cualquier madre se despertará por la noche al oír el leve llanto del bebé y no oirá otros ruidos más intensos.  Para mejorar la atención hay que trabajar en un entorno adecuado y libre de estímulos que llamen la atención. Los hábitos distractores son automáticos. En la mayoría de las ocasiones sólo somos conscientes de ellos al cabo de un tiempo. Para controlarlos es necesario detectarlos. Una observación cuidadosa de todas las actividades que interrumpen el estudio y del momento en que ocurren puede proporcionarnos una valiosa información. Para ello se puede utilizar la tabla I y anotar, en cada sesión de estudio, cada distracción y cuando ocurre (por ejemplo: ordenar la mesa, charlar, comer pipas, etc.).Ç Hay que analizar después las circunstancias en que mayor probabilidad ocurren los distractores para buscar, entre las siguientes, la estrategia de control. 

CÓMO ABORDAR LAS SITUACIONES DISTRACTORAS HABITUALES

1º.- Dificultades de comprensión        Esta es una de las causas más frecuentes de distracción. En este caso, hay que revisar los conceptos previos para comprender el tema. Es conveniente, en caso de no poder adquirir por sí mismo estos conocimientos previos, acudir al profesor adecuado a resolver las dudas.

 

2º.- Incumplimiento de objetivos Otras veces la dificultad o el desinterés por una materia provocan un cierto desánimo y pensamiento negativo hacia el estudio. Así, se interrumpe continuamente el estudio mientras pasamos hojas, una y otra vez, comprobando lo que nos falta aún por estudiar. Como consecuencia se incumple el programa de estudio, la materia se acumula y nuestros esfuerzos por llevar la asignatura al día parecen siempre insuficientes y aparece ahí un nuevo motivo de preocupación y distracción. En estos casos, es importante plantearse objetivos asequibles y nunca renunciar a alguna tarea.  

 

3º.- Distracciones al inicio de la sesión de estudio Como ya hemos vistos anteriormente la atención tarda unos minutos en adaptarse lo que implica que las distracciones en estos momentos son fáciles de producirse. La habilidad para realizar las tareas, el interés que suscita el trabajo y la ausencia de interrupciones son claves para mejorar el rendimiento. Es importante empezar siempre la sesión de estudio con tareas sencillas y activas que requieran la atención, por ejemplo, el repaso del día anterior. A medida que aumenta el rendimiento se pasa a tareas mas complejas 

 

4º.- Distractores ambientales conocidos  Al programar la sesión de estudio hay que tener en cuenta los distractores conocidos. Por ejemplo: La llegada a casa de un niño, los ruidos del tráfico, etc. Hay que hacer un pacto de silencio o cambiar la hora de estudio.- Cuando nos distraemos pensando en la posibilidad de realizar otras actividades como, por ejemplo, estar con los amigos o ver una película, hay que revisar la programación y establecer, a diario, un tiempo para las diversiones. De lo contrario, la atención durante el estudio se verá muy reducida y, probablemente, nos podamos sentir frustrados al no disponer de tiempo suficiente. Podemos utilizar, y da buenos resultados, la posibilidad de diversión como un premio. Realizar la actividad divertida dependerá del trabajo realizado ese día o el anterior. Es necesario ajustar el valor de la recompensa al esfuerzo realizado y conseguirla después del trabajo realizado. Si no, los premios carecen de valor para motivar el trabajo 

 

 

 5º.- Cansancio.  Uno de los objetivos al programar el estudio es fijar el mejor horario de trabajo. Al planificar el tiempo hay que intercalar pequeños espacios de descanso en las sesiones de estudio. Hay que estar alerta a la fatiga y actuar antes de perder la concentración . Es importante adoptar una postura adecuada para realizar un estudio activo y reducir la fatiga física. También es interesante para reducir la fatiga provocada por la tensión muscular es hacer respiraciones lentas y profundas. Se inspira llenando primero el vientre, después el pecho y, por último, los pulmones. Se mantiene durante unos instantes el aire. A continuación, se expira lentamente el aire de los pulmones y se observa como descienden los hombros, se continua expulsando el aires y observando como se contrae el estómago y el vientre. De nuevo se vuelve a respirar del mismo modo durante varios minutos. Asegurar a diario un tiempo para el descanso, reconocer y gratificarse por el trabajo realizado es una regla de oro para mejorar la motivación. 

 

6º- Aburrimiento   La monotonía es un potente distractor. Para hacer entretenido el trabajo hay que aplicar el método de estudio y programar en cada sesión distinta actividades y de distintas materias. En ocasiones parece imposible atender la tarea, se haga lo que se haga siempre se está distraído, cansado y, a veces, demasiado excitado para estudiar. Al programar hay que contar con estos boicoteadores. Si un día no se estudia, no tiene importancia siempre que, a lo largo de la semana se le pueda hacer un hueco. No se debe permanecer en la mesa de trabajo perdiendo el tiempo, pero antes de abandonar el trabajo hay que realizar una actividad sencilla y breve que no requiera concentración, por ejemplo, un problema, o un esquema, en definitiva, una actividad sencilla. Sólo después se puede dar por finalizada la sesión de  estudio. De este modo se está premiando por trabajar, mientras que, en caso contrario, se premiaría la distracción. Muchas veces tras concentrarse en una tarea sencilla se despierta el interés y, de manera gradual, la concentración .

 

7º Problemas personales Frecuentemente los problemas personales sobre todo los emocionales provocan intranquilidad y captan toda la atención. Por ejemplo: Cuando hay que ayudar en casa, cuando se prevén consecuencias negativas, miedo a los exámenes, ansiedad, miedo a no agradar a un/a chico/a. El conflicto surge cuando no se dispone de soluciones concretas.Una buena estrategia para buscar soluciones de un problema requiere seguir el procedimiento siguiente:

                   1º  Una vez identificada la situación conflictiva, se describe por escrito y con detalle. Por ejemplo: qué sucede o deja de suceder que resulta molesto, dónde y cuándo, quiénes están implicados y que razones se dan para explicar o justificar el problema; que hacemos, cuándo y dónde se hace, cuales son las emociones; que significado tendría resolver el problema, etc.Esta información nos ayudará a definir con claridad el problema, los cambios que se desean y las condiciones que impiden que los cambios se produzcan para concretar soluciones concretas y realistas. Si los problemas son ambiguos o muy generales son difíciles de resolver

                   2º  Una vez planteadas las metas objetivas, hay que buscar para cada una tantas soluciones como se posible. A veces las soluciones más disparatadas son las más válida. Se escribe en una lista todas las soluciones posibles. Este trabajo puede llevar un cierto tiempo. No hay que desanimarse. Cuando no está en nuestras manos resolver el conflicto se debe acudir al profesional.

                   3º  Ahora es necesario elegir, entre todas las soluciones planteadas, las alternativas que parezcan más útiles, más adecuadas o más accesibles y valorar las consecuencias de ponerlas en marcha.  

                   4º  Una vez decidida la mejor solución, hay que actuar. Decidir cómo actuar, cuándo y dónde. Seguir, paso a paso, el plan. Finalmente, comprobar los resultados. Si son positivos, hay que recompensarse por el trabajo. Si, por el contrario, no lo son, hay que revisar el proceso anterior y aplicar otra alternativa.  Resolver problemas es un requisito para poder centrar la atención. Este ejercicio descrito es un procedimiento válido para resolver problemas de la vida cotidiana y, además, nos sirve de entrenamiento. 

8º- Pensamientos distractores habituales  En la mayoría de los estudiantes, la principal distracción son los propios pensamientos. Se suele "estar en las nubes". La sesión de estudio actúa como estímulo para soñar despierto. Muchas veces sin darse cuenta de ello. Al permanecer soñando despiertos se está no solo distrayendo, sino premiándose por distraerse, aumentando así la posibilidad de seguir distrayéndose. Esto se hace incompatible con el estudio.  Lo más probable es que el estudiante haya razonado que simplemente debe parar sus pensamientos y empezar a estudiar. Es seguro que cuantas veces haya intentado esta estrategia haya fracasado, pues esto equivale a seguir pensando en el tema. Para solucionar el problema, primero es bueno utilizar la tabla de registros n I para conocer cuáles son los pensamientos más habituales, cuáles resultan molestos, cuándo se producen, etc.  En muchas ocasiones es debido a la monotonía del estudio. Utilizando el método de estudio se corregiría.  Los pensamientos negativos hay que interrumpirlos cuanto antes. De otro modo minarían la motivación para el estudio. El objetivo es: - Desconectar la respuesta habitual (pensamiento negativo) ante una situación determinada: el estudio -Sustitúyela por otra más adecuada a las tareas de estudio.  Para lograrlo: se coloca una goma elástica es la muñeca y, cada vez que aparezca un pensamiento distractor se estira y suelta. Después se continúa trabajando de forma activa, se pueden dar instrucciones sobre como realizar tareas, por ejemplo: "ahora voy a leer rápidamente el párrafo buscando la frase que lo defina". Aprender a parar estos pensamientos automáticos lleva un tiempo. También se pueden colocar sobre la mesa "avisadores" o "recordatorios" de las tareas de estudio.9º- Ansiedad Las respuestas de ansiedad suelen aparecer en las proximidades a exámenes, exposición de temas, etc.  Dada la disminución de concentración que provocan es conveniente aprender a controlarlas. Se actúa igual que en los pensamientos negativos.

 

ENLACES DE INTERÉS

    Semana de la Ciencia         Apafran           English Corner          Cambridge

PUEDES CONTACTAR CON NOSOTROS

COLEGIO FRANCISCANO LA INMACULADA

PUEDES ESCRIBIRNOS DESDE AQUÍ: